Convivencia: paso a paso

De menos a más, y no al revés: los afectos, las confianzas, los vínculos, las cotidianeidades amorosas, se construyen paso a paso. A veces en tramos milimétricos, como si sumando rocíos en un pequeño balde.

El corazón y el cuerpo crecen a ritmos lentos en nosotros, los humanos. Alcanzar nuestra estatura final toma alrededor de dos décadas; las bases de muchos aprendizajes nos las entregan en doce años de colegio; aprender solamente a caminar, a diferencia de otros cachorros animales que nacen y se ponen de pie, puede llevarnos cerca de un año completo.

La tierra y la naturaleza saben bien de estaciones y esperas, pero en los vértigos y apuros que se han tomado nuestras vidas (desde hace mucho ya) pareciera casi delictivo declarar paciencias, delicadezas, o decir que nadie, ni pequeño ni grande, tiene obligación de volcarse en vínculos con los otros –otros mayores u otros de la misma edad- de forma instantánea y acrítica. Todo tiene su ritmo, sus etapas y, en los humanos, su albedrío además.

No me parece objetable decir que los niños tienen derecho a definir su espacio de intimidad y privacidad corporal y emocional; que pueden decir no a los adultos (incluidos sus padres); que son libres de ir aprendiendo a quién y cómo expresan su simpatía o cariño (y a quiénes no); que no están obligados a adorar y obedecer ciegamente a educadores, parientes, guías espirituales, y que bien basta -para comenzar su recorrido- con ser cordiales, respetar a sus prójimos y asimismo esperar respeto de vuelta. Las expresiones de cariño irán emergiendo y temperándose etapa tras etapa; las confianzas con el prójimo, también.

La noción de distancias y de construcción pausada de vínculos en lo físico y lo emocional se entreteje con la ética del cuidado y la consideración por el otro. No es una aberración, señal de paranoia o de frigidez emocional como algunos han querido plantear, advirtiendo sobre el “peligro” de llegar a parecernos a los “fríos norteamericanos” en materia de relaciones entre niños y adultos.

En EEUU,  se dan efectivamente otros códigos de relación entre pequeños y grandes: quizás exagerados y extremos para algunos (por el cero contacto que se recomienda, especialmente a nivel de colegios), o no lo suficiente para otros (si se considera que pese a las precauciones y aunque haya  disminuido, todavía existe el ASI). Yo al menos aprecio la voluntad de cuidado y prudencia que se expresa y puedo dar fe de sus beneficios, por sobre efectos potencialmente negativos.

Mi hija mayor antaño y hoy la menor, no han sufrido traumas en el país del norte, porque sus profesores,  orientadores, mentores académicos y/o espirituales hayan sido y sean respetuosos de los límites físicos y  emocionales de interacción con niños y adolescentes. Tampoco esto “empobreció” la relación de mi hija mayor, especialmente, con adultos valiosos y admirables.

Para Diamela, año tras año, algún profesor o profesora fue particularmente significativo. Y para algunos hubo espacios de mayor confianza y cálida cercanía, porque ella así lo eligió y porque tuvo tiempo para macerar esas afinidades de su alma.

Con la más pequeñita, jamás una educadora o cuidadora ha forzado abrazos ni besos involuntarios. Y tampoco le han hecho preguntas con dobleces como ¿es que no quieres a la tía?, ¿y si me pongo triste porque no me das un besito? A mí tampoco me han dicho “qué arisca o poco sociable es su hija”, ni se le ha  ocurrido a ningún adulto llegar y besar a mi niña sin su consentimiento, o  tomarla en brazos sin el mío. No me parece horrífico ni castrador. Solo me parece respetuoso y lo agradezco.

Cada país, comunidad y familia define sus coordenadas de interacción y convivencia. Sin embargo, en Chile, últimamente, me elude la sensación de contar con una brújula que, a todo evento, se oriente hacia el interés superior de los niños.

Aunque valoro inmensamente el que estemos conversando y tomando consciencia sobre temas históricamente silenciados u omitidos, como el abuso infantil, entristece darse cuenta de que hay aspectos de la convivencia entre adultos y niños que lejos de tomarse como una oportunidad para examinarnos, crecer y construir algo mejor, se toman casi como una provocación o una blasfemia.

No solo hemos debido observar con desgarro interno inconfesable (y qué suerte que no soy niña) cómo se cuestionan los testimonios de ASI de pequeñ@s que apenas comienzan su escolaridad, cómo se los desacredita o se cuestiona con sospecha e inmisericordia, la actitud de cuidado que muchos padres y madres han tenido al escuchar a sus hij@s (con el peso, más encima, de contemplar que alguien les haya faltado el respeto, o les haya infligido daño).

Asimismo hemos debido observar una serie de objeciones, y a veces hasta agresiones, cuando se habla sobre el sentido benéfico que tienen las distancias físicas y emocionales en los niños. Estas, a mi parecer, tampoco son traumáticas o victimizantes como algunos han querido señalar. Una vez más, solo me resuenan como respetuosas y coherentes con ritmos de desarrollo humano infantil que merecen su tiempo. No sé en qué planeta podría ser “dañino” el cuidar etapas y límites que protegen y expresan respeto por los niños y su crecimiento, su soberanía (y que adicionalmente, pueden ser una herramienta útil al momento de hablar de prevención de ASI).

¿Por qué tanta dificultad, reparos y a veces hasta rabia en la reflexión sobre formas de convivir o de relacionarse con los niños que incorporen la mirada a sus ritmos, a sus preferencias? No paro de preguntármelo y tiendo a pensar que quizás tanto tumulto tiene que ver con contradicciones o preguntas que a los adultos tampoco nos resulta fácil plantearnos en nuestros mundos cotidianos.

A mí me resulta a veces extraño, en nuestro país, que personas que apenas uno conoce  –por más afinidades que se compartan- se declaren amigas en apenas días o semanas, o se comuniquen con nosotros en lenguajes y códigos que no son solo afectuosos o amables –y eso es bello siempre- sino que reflejan un grado de confianza e intimidad que aunque fuese  posible alcanzar en el futuro, todavía no se ha desarrollado. ¿Por qué tanta prisa y ese punto ciego donde el otro deja de ser visto y sentido en sus cadencias particulares? No puedo evitar desconfiar un poco, o replegarme, de quien no es capaz de permitirnos ir a paso lento si así lo necesitamos. Y pocas veces tiendo a lamentar la pérdida o alejamiento de personas así. Más bien me serena.

Aunque hay “chispazos” y encuentros con almas gemelas que nos despiertan la intuición muy pronto sobre un lindo futuro posible, siento que la amistad es más bien un proceso reposado, de revelaciones y puentes tendidos sin saltarse pasos. Así la confianza también. No porque se trate de alguien de mi misma nacionalidad, oficio, biografía, o éticas, uno va a acelerar estaciones. Se puede respetar y admirar a muchas personas y eso ya es un suelo portentoso para relaciones de colaboración. Pero los afectos y encariñamientos son otra cosa. La amistad escribe su historia sobre cielos de confidencias, tortas de cumpleaños, lealtades en la alegría por el otro, respetos incondicionales, desvelos, gestos de cuidado, muchas solidaridades que se prodigan incluso antes de ser necesarias o convocadas. Y tiempo. Todo esto requiere de tiempo.

Por supuesto, en la amistad también se dibuja el espacio de acercamiento o intercambio  físico de cada uno, según preferencias muy personales. Por ejemplo, hay quienes no compartirían habitación con un amigo del sexo opuesto en un viaje. O que jamás se desvestirían en público, y menos delante de alguien que no fuera su pareja o su médico. Conozco exes –mujeres y hombres- que insisten en acariciar a o en dejarse tocar por compañeros del pasado, con una complicidad comparable a la de tiempos ya cerrados (se supone), y con total irrespeto y desconsideración por sus actuales parejas. Me cuesta entender estos intercambios. Quizás porque hay gestos de cuidado y respeto -que no siempre fueron precisos, pero que gracias a la terapia aprendí a dibujar con mano firme- conmigo, con mi marido, mis amistades, mi mundo adulto, y asimismo con infinito respeto a los niños (incluidas mis hijas) y los límites en la relación con ellos. Límites que me son entrañables  e irrenunciables. No necesito someterlos a revisión.

¿Rígida? Es posible. O precisa con mis límites y nada más (y aun así, una puede equivocarse, haber ofendido o herido a alguien, y cometer muchas torpezas). Por encima de todo, agradecida de esos  espacios donde los cuerpos se encuentran marcando coloraciones y rítmicas amorosas que son distintivas: algunas más libres, otras más recatadas, a veces incinerarias o enternecidas,  siempre templadas de acuerdo a cada persona, momento y ocasión (y siempre será distinto un abrazo de cumpleaños que uno de condolencias)

Ya sé, con mis casi 45 años, que mi tacto, mis manos, mi regazo,  tienen su forma preferida de desplegarse sobre mi marido, o con mis hijas, o con mis amigas del alma, o con mis tías ancianas, o mis sobrinos, o mis alumnos, o con colegas de trabajo solamente, y por supuesto con personas apenas conocidas. No es igual. Y creo que tampoco da igual poner o no atención sobre estas distinciones: las estamos enseñando a nuestros niños, cada día; dejándoles saber que ellos y ellas también podrán dibujar las propias, a su ritmo. Es un hermoso regalo. No puedo concebirlo de otro modo.

Advertisements

One thought on “Convivencia: paso a paso

  1. Cada día comparto con casi 400 adolescentes cuyas vidas se han forjado al alero de necesidades y de carencias de todo tipo… los escucho – los veo, por un lado, querer crecer por otro añorar seguir siendo niños. Sus ojos están cargados de vida, de experiencias, de historias más o menos alegres… más o menos comprendidas por los adultos. Muchas de esas vidas esconden experiencias dolorosas que no se atreven a contar y que quienes las hemos vivido podemos intuir- a través de ese par de ojitos cristalinos o de esa palabra cargada de rabia- y juro que no es fácil sentir , que a pesar de que sus ojos y sus sentimientos nos gritan, sus corazoncitos están dentro de una guarida que ellos han construido para protegerse. Me he sentido impotente y he recordado parte de mi historia, que me ha ayudado a luchar contra los abusos tan recurrentes en medios sociales más vulnerables (imagino y sé que no sólo allí, pero es con ellos con quienes comparto 45 horas semanales y son parte de mi día a día).
    Estos adolescentes quizás no tuvieron la oportunidad de elegir quien los abrazaba, cargaba o besaba… probablemente muchas manos y labios estuvieron cargadas simplemente de cariño, de afecto… pero sus ojos muestran que también las hubo dañinas y hasta castradoras… y siguen ahí temiendo que un día todo se derrumbe aún más, perdiendo la confianza en quienes debieran estar alerta siempre, pero que egoístamente se consumen en una batahola materialista, en una loca carrera por ser más y mejores cerrando los ojos ante una realidad que grita en silencio, pero que también lo hace a través de iras, rabietas, autoflagelaciones.
    Vinka, tus palabras son tan certeras, cómo podemos, en ocasiones los adultos ser tan egoístas y querer recibir cariños obligados, con frases que tienen mucho de soborno afectivo…. duele verlo día a día en las familias propias, en las de amigos cercanos, en las de desconocidos. Cada vez que leo tus posteos siento que recibo una nueva herramienta para poder abrirle los ojos a esos padres que, sin saber, exponen a sus niños a situaciones que marcaran para siempre sus vidas… y no hablo sólo de abuso sexual, hablo de abuso en tantas formas incluso me refiero al poder que se ejerce sobre ellos para limitarles hasta en decisiones tan importantes como elegir a quien querer, a quien abrazar, a quien hablar… finalmente entre tanto poder disfrazado de autoridad terminan… estos niños, nuestros niños, confundiéndose y confundiéndolo todo y ya no saben quién es quién a su alrededor.
    Enfrenté ya adulta mi dolor, pero en ocasiones me siento tan carente de herramientas y tan impotente frente a personas adultas que esconden la cabeza como las avestruces para no tener que asumir que son responsables de todo lo que le sucede a los niños – sean los propios o los ajenos -, que este espacio que descubrí hurgando en mi propia historia junto a un ser muy querido que ya no me acompaña, ha sido mi oasis y mi fuerza… pero a veces me siento abatida… y leerte me fortalece y me ayuda a seguir creyendo que se puede aunque el mundo entero se empeñe en lo contrario.
    Tarea próxima, preparar reflexión con padres, no sé si será lo mejor, pero, al menos es un paso.
    Tú, con sabias y hermosas palabras nos dices que nuestras manos han aprendido a dibujar las caricias que queremos dar a quienes queremos dárselas, al ritmo que cada uno ha ido descubriendo y construyendo. Dejemos que nuestros niños también sean artistas, músicos, poetas que dibujen con sus manos libremente, que besen con sus melodiosos labios los sones y ritmos elegidos y escriban los versos de amor y afecto que nacen de sus propias decisiones. Nosotros debemos estar alerta siempre, esa es nuestra principal tarea… sin paranoias, pero atentos…
    “Lo es esencial es invisible a los ojos, sólo se ve con el corazón”. En palabras mías… siempre atentos… las vitrinas engañan y las bodegas esconden grandes tesoros, por eso están guardados ahí porque son tesoros y no modas que pasan y nos convierten en ciegos que ven.
    Un abrazo y no dejes de ser luz… no dejes de irradiarla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s