Ausencia larga, del 2009 al 2010

La última vez que estuve aquí fue hace casi un año atrás, exactamente. Muchos viajes entre hemisferios, temas de salud, y la preparación de un importante cambio de lugar de residencia, desde Atlanta a la pequeña y antigua ciudad de Athens, también en el estado de Georgia (by the way: Athens es la cuna de REM y Of Montreal, para los amantes de la música), me han mantenido lejos de los espacios para escribir que tanto me encariñan.

Quizás, este año ha sido especialmente intensivo por la revelación en muchos países, y asimismo en mi país natal, Chile, de casos de abuso sexual infantil de responsabilidad de sacerdotes católicos, que nos han golpeado fuerte. Más allá del golpe de impotencia y duelo, existe un momento agradecido donde valoro que la verdad encuentre su forma, persistente y tozuda, de regresar, de hacerse presente. Pero esta presencia entrañable de la verdad, tiene su precio también. Para mí, y varias personas que conozco, otros que han acudido a mi consulta, no ha sido menor estar enfrentando noticias sobre este tema con una frecuencia que se vuelve excesiva. Cada vez que uno oye “abuso sexual infantil” es inevitable que la memoria del cuerpo reaccione, se oville un poco, o quiera escapar por su lado, dejándonos atrás, como si desprovistos de piel y órganos… y no puedo evitar pensar en esa imagen de monitos animados golpeados por un relámpago, que quedan como un puro esqueleto blanco sobre un fondo negro.

Mientras las noticias se anuncian en prensa escrita y televisión, uno continúa con su vida, cocina para sus hijas, cumple con su trabajo, ama, aprende, agradece todo lo bueno que sea posible agradecer. Sin embargo, la revisión íntima es inefable; también el reacomodo de piezas del lego que se nos desmorona un poco cuando nos conectamos con la experiencia que compartimos con tantos niños o adultos que fueron niños: ese OTRO multitudinario e inasible, que de todos modos podemos tocar, casi como en un abrazo, muy dentro. Porque ese OTRO también somos nosotros mismos.

Bendiciones de la vida, como nunca este año he participado de congresos y espacios de escritura donde he podido reflexionar sobre este tema. Y no sólo desde la médula de lo que es el fenómeno del abuso sexual infantil y la violencia contra los niños, en general, sino que desde la mirada de los caminos paralelos que se recorren: caminos de resiliencia, de hospitalidades conocidas en buenas personas, de la aspiración a sociedades donde la ética del cuidado sea tan robusta e irrenunciable, que cada vez sean menos -hasta ser ninguno- los casos que lamentar. No me refiero sólo a los casos de abusos contra los niños, sino contra mujeres, ancianos, las minorías, los desplazados, la naturaleza y todo aquel que no siempre tiene voz o manos para defenderse, para autocuidarse y salir adelante.

Espero poder volver más seguido a este espacio que me regala intercambios con personas increíbles que he conocido (a varias he respondido a sus correos personales y no aquí en el blog..si me demoro, mil disculpas…y si incurro en omisiones, no teman repetir el contacto porque a veces en el tráfago de mis meses, puedo pasar por alto alguna respuesta)

Últimamente, de modo más “laboral” por llamarlo de algún modo, me encuentro colaborando en http://www.elpost.cl
Es un sitio muy interesante, con invitaciones a reflexionar sobre temas que aunque más centrados en Chile tal vez, no por ello pierden universalidad y colores. Lo recomiendo.

Ya nos vemos.
Vinka

Advertisements

2 thoughts on “Ausencia larga, del 2009 al 2010

  1. Querida Vinka, convrsando por aqui y por alla, tuve la grata sorpresa que fuiste compañera de curso de una de las terapeutas de mis hijas, grata sorpresa saber de ti, ojala postees con mas frecuencia para leerte , te envio un abrazo gigante,la lucha dia a dia es dura pero con amor se resuelven muchas situaciones o por lo menos son mas llevaderas, es lo que voy descubriendo a medida q pasan los dias, aqui estamos, saliendo adelante, cariños y abrazos para ti y familia. maritza arredondo.

    • Maritza, la sorpresa es ma quin es mi compaera? Gracias por tu comentario, trataremos de escribir ms seguido (igual podemos encontrarnos en http://www.elpost.cl,), sobre todo porque hace tan bien nutrirse en estos dilogos que se hacen con cario, espritu constructivo, muy humanamente. Bendiciones en tu trnsito (y el de tus nias tambin). Nos vemos pronto por aqu, V

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s