Acción de Gracias

Se acerca Thanksgiving (un festejo favorito) en casa y yo me encuentro tan lejos de mis bosques del hemisferio norte, tan lejos. Sin embargo, sin mucho verde, en otro norte, el norte chileno, hago preparativos y puedo igualmente tender el mantel blanco sobre una mesa abundante, esperando reunirme conmigo y con otras personas que comienzan a volverse entrañables, para dar infinitas gracias por una interminable lista de regalos con que ya contaba y por otros tantos que me han llegado en estos últimos días. Casi parece navidad y diciembre ni comienza.

Elección de mirada y elección de palabras: los albedríos esenciales de un tiempo de claridades que casi me parecen propias de por vida y acaso lo sean. Desde niña la ética se nutre de ángulos de visión y tonos de voz que se han pulido (y aún lo hacen) paso a paso en lo cotidiano, sin mayor sofisticación que aquella que igualmente tienen -si uno pone atención- actos como regar las flores, saludar al panadero, cantar bajo la ducha o arrullar a nuestros hijos antes de dormir. La gentileza de vivir tratando de hacer lo mejor de momentos sencillos -o por lo bajo, la gentileza de no importunarlos- es una buena estrategia para levantar y actualizar el marco de mis preferencias vitales; aquellas que me guían las acciones y, de paso, templan mi alma. No siempre doy en el clavo y muchas veces yerro (más de las que quisiera), pero no dejo de tratar.

De tiempo en tiempo, otras personas me ayudan en el empeño de crecer y de conocerme poniendo a prueba, de maneras amables y cuidadosas, la constancia de mi naturaleza: algo así como la identidad, el propósito, no puedo precisarlo bien, pero mientras escribo me llega la imagen de un eje profundo y robusto, casi de acero inoxidable, que me sostiene aunque vendavales, memorias o pérdidas asolen. Ese eje es el que ha podido ganar en vitalidad y solidez, de un modo noble, en la tierra de mis ancestros. Asumo que no hay azar en esto.

Desde Antofagasta, la nobleza viene prodigada por otros. Otros que confiaron en invitarme a concurrir en pos de un buen esmero. De aquellos que tienen un valor difícil de medir, porque alcanzan a más personas de las que uno suele alcanzar en su entorno cercano. Poder conversar con muchos, escuchar sus historias, contribuir en la mirada y la palabra para encontrar nuevas maneras de hacer el recuento de vidas conmovedoras, es un privilegio del cual he gozado gracias a compañeros de camino que, bajo un nombre mítico como Ikaros, aspiran aportar a una humanidad que recuerde y honre sus alas.

De niña, cuando nos hicieron leer la historia de Ikaros, o Icaro, lo que quedó en mi retina fue la incineración cerca del sol y la caída libre hacia la muerte. En suma, el peligro de aspirar, el castigo y moraleja; no la valentía de querer ir más allá de las propias limitaciones (cualesquiera sean éstas) para explorar posibilidades, altura de vuelo o, al menos, la capacidad de soñar que a todos nos habita. Esa capacidad que ojalá se expresara en todo niño y todo adulto, con ansia de crecimiento, para alegría de quienes los rodean y para beneficio de otros, más lejanos quizás, pero siempre susceptibles de vincularse en lo humano de toda experiencia.

Regresando del norte, me encuentro sin palabras y tampoco he tenido el tiempo, aún, para asimilar completamente la envergadura de vuelo que observé en otras personas y en mí misma durante días recién pasados. No obstante, es claro el efecto penetrante que ha tenido en mi corazón el sólo hecho de participar de esa intención de despliegue de alas contagiada -que se queda en mí- por el equipo de Ikaros, en Antofagasta. En ellos pienso, mientras preparo mi acción de gracias, mi lejano thanksgiving, que espero completar y compartir -tal vez desde este espacio- en días venideros.

Noviembre 23, 2009

Advertisements

2 thoughts on “Acción de Gracias

    • yaaaaaa, con harta cranberry sauce que es lo que más me busta =)
      un otro te quiero, mucho, ya te escribo por gmail más larguito. Beso,v

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s